Archivo de la categoría: ECOLOGÍA

España en el 2030, una visión optimista

En el artículo de hoy me gustaría hacerme eco del proyecto liderado por Francisco Abad,  quien a través de su Fundación Empresa y Sociedad ha publicado el trabajoDentro de 15 años (LID editorial), en el que 28 expertos echan un vistazo al porvenir de la sociedad actual, rompiendo la tendencia negativa sobre nuestro futuro de la mayoría de previsiones y ofreciendo una mirada mucho más esperanzadora.

Los grandes foros sobre prospectiva se limitan a la agenda política y económica global sin apenas considerar la psicología o la sociología. Por eso la Fundación Empresa y Sociedad aspira a impulsar un debate abierto sobre cómo evolucionaremos si situamos a la persona en el centro. Lo hace con la colaboración y las ideas de 28 expertos en tres ámbitos:

  • Sociedad y tecnología,
  • Economía y empresa, y
  • Raíces personales.

A través del portal Trends & Talks podéis consultar las entrevistas a los autores de este trabajo.

Os recomiendo el fantástico texto de Javier Creus (capítulo 8 del libro) que presenta una sociedad que ojalá lleguemos algún día a conocer. ¡Maravilloso!

Anuncios

Comida ecológica en tiempos de crisis, por Esther Vivas

Hoy reproducimos el estupendo artículo de la activista Esther Vivas, titulado “Comida ecológica en tiempo de crisis.”

Se calcula que un 41% de las familias en el Estado español han modificado sus hábitos de consumo como consecuencia de la crisis, con el objetivo de ahorrar, según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Pero los alimentos ecológicos y de calidad no tienen porque ser necesariamente caros. Hay opciones para poder comprar ecológico y a buen precio: alimentos de temporada, de proximidad, compra directa, mercados locales, grupos y cooperativas de consumo… Son alternativas que nos permitirán comer bien y a precios asequibles.

Nos hemos acostumbrado a que, si queremos, podemos comprar nectarinas, uvas, fresas, melón… todo el año. Ya no sabemos si los tomates o las naranjas son cultivos de temporada o no. Hemos desaprendido los ritmos de producción de la tierra y nos hemos alejado del trabajo en el campo.

Comprar productos que no son de temporada hace que acabemos pagando más por lo que comemos y obtengamos, además, un producto de peor calidad.

Hay que volver a aprender a alimentarnos con frutos de temporada. Que se explique en las escuelas cuando es el tiempo de las cerezas, cuando los árboles dan higos, cuando encontramos granadas en la huerta. Comprar alimentos ecológicos y de temporada nos permitirá comer bien y a un precio que no resultará caro.

Langostinos de Argentina y piña de Sudáfrica con espárragos de entrante del Perú. Los alimentos viajan de media unos cinco mil kilómetros del campo al plato, según un informe de Amigos de la Tierra. Muchas veces se trata de una estrategia para producir barato, explotando derechos laborales y medioambientales, para luego vender aquí el producto tan caro como a las multinacionales de la agroindustria les resulte posible. Algunos alimentos nos pueden resultar más económicos, otros no tanto.

Una compra local y de proximidad no debe ser cara; aparte, reduciremos el impacto ecológico de un modelo de alimentación kilométrico. ¿Qué sentido tiene que aquí comamos alimentos que vienen de la otra punta del mundo y que allí sus mercados estén “invadidos” por productos subvencionados del agribusiness, que se venden por debajo del precio de coste y hacen la competencia desleal a los campesinos autóctonos?

La otra cuestión es dónde compramos… Pensamos que ir al supermercado nos saldrá barato, pero, a menudo, acabamos comprando más de lo que necesitamos: ofertas 3×2, descuentos, colocación estratégica para que llenemos la cesta sin pensar. Algunos productos se anuncian baratos, pero suelen ser sólo un reclamo, para que cuando vayamos adquiramos otros que ya no lo son tanto.

Comprar directamente al agricultor, en mercados locales, vía comercio electrónico o yendo a la finca son buenas opciones para saber de dónde viene lo que comemos, pagar el precio íntegro a quien lo ha cultivado y ahorrar dinero. Los grupos y las cooperativas de consumo, que en los últimos años han proliferado acá, son también una elección adecuada: personas de un barrio o de un municipio que se organizan para comprar alimentos ecológicos, sin intermediarios, al campesino, y obtener un producto de calidad y a un precio asequible.

Además, el consumo de carne, en los últimos tiempos, no ha parado de aumentar. Con una dieta más vegetariana, no sólo reduciremos el impacto tan negativo que tiene la producción intensiva de carne en el medio ambiente -que genera gases de efecto invernadero, entre otros- y las malas consecuencias para nuestra salud, sino que conseguiremos, también, rebajar el importe de la cesta. Más consumo de fruta y verdura ecológica es una buena alternativa, tanto económica como saludable, a una dieta excesivamente carnívora.

De este modo, comer ecológico no tiene porque salir caro, al contrario. Se trata de saber QUÉ comer y DÓNDE comprar. Y hacerlo con criterios de justicia social y ecológica. No sólo ganará nuestro bolsillo sino también nuestra salud, nuestra agricultura y nuestro planeta.

Gracias Esther Vivas por tus sabias palabras…

Fuente: Blog de Esther Vivas

 

Ecología emocional

La Ecología Emocional es el arte de la sostenibilidad emocional.

“Se trata de gestionar nuestra energía emocional de forma creativa y amorosa de tal forma que sirva para mejorarnos como personas, aumentar la calidad de nuestras relaciones y respetar y cuidar nuestro mundo.”

Jaume Soler & Mercè Conangla

La ecología emocional quiere contribuir al bien personal y social mediante programas orientados, del tipo:

  • Al desarrollo integral de la persona.
  • Al desarrollo de la moral, ética y valores.
  • Al desarrollo y promoción de la familia.
  • Al desarrollo de una salud integral.
  • Al desarrollo de una conciencia social.
  • Al desarrollo de una conciencia ambiental.
  • Al desarrollo del equilibrio, la armonía, el bienestar y la creatividad

Para tener una vida emocionalmente sostenible es necesario trabajar las tres ‘R’:

  • Reducir los contaminantes emocionales
  • Reciclar recursos y emociones
  • Recuperar la  armonía

Las 3 leyes de la Ecología Emocional

  1. Ley de la diversidad y riqueza de afectos: La vida natural depende de su diversidad y riqueza. (Todos los afectos son necesarios)
  2. Ley de la interdependencia afectiva: Toda las formas de vida dependen entre sí. (Somos sistemas de energía abiertos y nadie es emocionalmente autosuficiente. Todo lo bueno que hacemos tiene un impacto positivo en el Universo, lo desadaptativo perjudica a todos)
  3. Ley de la gestión ecológica de los recursos afectivos:
    Todos los seres vivos y todos los recursos son limitados. (Hay que hacer una buena gestión de los afectos. Su mala gestión puede acabar agotándonos y destruyéndonos)

Las 7 leyes de la gestión ecológica de las relaciones:

  1. Ley de la autonomía: Ayúdate a ti mismo y los demás te ayudarán.
  2. Ley de la prevención de dependencias: No hagas por los demás aquello que ellos pueden hacer por sí mismos.
  3. Ley del boomerang: Todo lo que haces a los demás, también te lo haces a ti mismo.
  4. Ley del reconocimiento de la individualidad y la diferencia: No hagas a los demás aquello que quieres para ti, pueden tener gustos diferentes.
  5. Ley de la moralidad natural: No hagas a los demás aquello que no quieres que te hagan a ti.
  6. Ley de la autoaplicación previa: No podrás hacer ni dar a los demás aquello que no eres capaz de hacer ni darte a ti mismo.
  7. Ley de la limpieza relacional: Tenemos el deber de hacer limpieza de las relaciones que son ficticias, insanas y que no nos permiten crecer como personas.

Podéis encontrar más información sobre esta interesante iniciativa en su web.

Os dejo una entrevista a Maria Mercè Conangla, co-autora de “Ecología emocional para el nuevo milenio“, de Zenith del grupo Planeta: escuchar.

Tecnología y ecología, la combinación perfecta: BBBFarming

BBBFarming nace como plataforma on line y de fomación que acerque a los agricultores ecológicos (o en vías de serlo) a su gente en la ciudad mediante blogs, cursos, eventos y una comunidad de productores-consumidores. Se trata de un recurso libre (open source) al servicio de la agroecología, el consumo responsable, la soberanía alimentaria y la transformación social.

La comunidad BBBFarming pretende situar lo rural en un lugar estratégico de cara al nuevo escenario postcapitalista que favorece la vuelta al campo, las prácticas agropecuarias respetuosas con el medio ambiente y la producción de alimentos de calidad diferenciada y salubridad contrastada; necesarios no sólo para alimentar a través del estomago sino también de la cabeza y el corazón.

La Sociedad Cooperativa ACTYVA está en proceso de constitución como entidad que agrupa a profesionales, productores agrarios, consumidores y usuarios con el firme propósito de poner la economía al servicio de las personas. Cuenta con un equipo humano consolidado en sus trayectorias individuales previas, con una base social amplia de colaboradores en el ámbito extremeño, nacional e internacional, todo ello augura una estabilidad suficiente para la ejecución del proyecto en los tiempos revueltos que vivimos.

Si estáis interesados en colaborar con el proyecto acudid aquí: http://goteo.org/project/bbbfarming/home

Biocultura 2012

Este fin de semana, en la Feria de Madrid (IFEMA) -pabellón 4- se está llevando a cabo Biocultura 2012.

La feria de productos ecológicos y consumo responsable más importante del estado español espera para esta ocasión, en su 27ª edición en Madrid, a más de 700 expositores y 80.000 visitantes.

Más de 18.000 referencias de productos de alimentación ecológica forman el mayor sector de la feria, acompañado de otros sectores como son productos para la higiene y la cosmética con ingredientes certificados; textil orgánico; ecomateriales, muebles y decoración para la vivienda; energías renovables; terapias y medicinas complementarias; ahorro y reciclaje; ecología; medio ambiente; turismo rural y casas de reposo; juguetes; artesanías; música; libros y revistas.

Más información en: http://biocultura.org/

Consumo alimentos ecológicos

El país con mayor superficie ecológica destinada a agricultura ecológica es Australia, que cuenta con 11,3 millones de hectáreas de cultivos registrados como ecológico. En 2º lugar China, con 2,3 millones, seguidos de Argentina y Norteamérica. España ocupa el 7º lugar en superficie registrada, con 800.000 hectáreas, siendo el líder de producción ecológica en toda Europa.

El consumo europeo de alimentos ecológicos por países es:

  • Alemania: 4,600 millones de euros en gasto anual, siendo 81,8M habitantes, lo que hace una media de 56 €/hab, seguidos por
  • Reino Unido: 2.831M €, 62,2M hab, 45 €/hab,
  • Italia: 1.900M €, 59,4M hab, 32 €/hab, y
  • Francia: 1.700M €, 63,6M hab, 26 €/hab

En España se estima un gasto anual de 80 millones de euros, que para una población de 47,2M hace una media de gastp de 1,7 € por habitante.

Otros datos interesantes:

  • España es el líder de producción ecológica en Europa y uno de los países con menos consumidores
  • Las regiones líderes del sector en producción ecológica son: Andalucía (60% del total) seguida muy de lejos por Aragón, Extremadura, Cataluña y Castilla la Mancha.
  • El 42% de los consumidores que conocen los productos ecológicos no encuentra el producto en su lugar de compra habitual
  • Norteamérica y Europa Occidental acaparan el 96% del total del mercado ecológico

Nos Enfants Nous Accuseront (Nuestros hijos nos acusaran)

Presentamos este mes este fantástico documental sobre la historia real del pueblo francés de Barjac donde se adoptó la alimentación ecológica (Bio) de cara a recuperar la salubridad y la educación en valores ecológicos a los niños y sus familias.

Entremezclados con la propia historia ambientada en el pueblo se presentan datos indiscutibles, tales como:

  • El 30% de las especies animales y vegetales han desaparecido en los últimos años.
  • El sobrepeso, la diabetes y la obesidad se han triplicado en los últimos 20 años.
  • El informe de la FAO del 3 de mayo de 2007 confirma que cultivar juntas las tierras arables del mundo según los preceptos de la agricultura Bio permitiría alimentar a toda la humanidad.
  • Según los expertos, hay dos medidas claves para reducir los gases de efecto invernadero relacionados con la alimentación:
    1. Pasar del productivismo agrícola actual a una agricultura sostenible, donde el modelo sería similar al de la actual agricultura Bio
    2. La más efectiva, reducir nuestro consumo de carne (a escala planetaria); tan solo destinando 1/3 de los cultivos para alimentar al ganado -responsable del 55% del consumo de los cultivos intensivos- se conseguiría combatir la hambruna, sin necesidad de recurrir a transgénicos ni otras medidas de dudosa ética

Vistos los datos, es imprescindible un cambio urgente respecto a la agricultura intensiva para asegurar el futuro de nuestros hijos y de futuras generaciones.

“Si la abeja desapareciera, al ser humano le quedarían 4 años de vida.” Albert Einstein