Archivo de la etiqueta: cáncer

5 leyes biológicas del Doctor Hamer

Ryke Geerd Hamer es doctor en Medicina y en Física además de contar con varias especialidades médicas entre las que destacan Pediatría, Psiquiatría, Medicina Interna y Radiología. Ha sido jefe del servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Oncológico de Munich y estaba considerado en Alemania una eminencia científica… hasta el momento en que presentó las conclusiones de sus investigaciones. Da inicio a esta nueva Medicina luego de vivir un grave conflicto en su vida, la muerte de su hijo, luego el cáncer de su mujer y un propio cáncer. Fue bajo estas circunstancias que comenzó sus investigaciones evidenciando las similitudes entre las personas que desarrollaban cáncer lo que con el tiempo le permitió superar su cáncer.

La Nueva Medicina Germánica, se sustenta en 5 leyes, consideradas leyes porque se cumplen en todos y cada uno de los casos.

1. Ley de hierro

Todo cáncer se inicia con un choque conflictual psicológico grave (desde el punto de vista subjetivo de quien lo sufre), que te pilla por sorpresa y que vives en soledad. Dicho de otra manera, si no sufres un conflicto de este estilo NO PUEDES TENER CANCER. Hay que decir también que no todos los conflictos psicológicos generan un trauma evidentemente, pero normalmente sí se manifiesta físicamente en forma de problemas más leves. Esta primera ley especifica además otros puntos importantes:

En el momento que se produce el conflicto psicológico se produce una modificación en el campo electrofisiológico de un área cerebral concreta, llamado foco de Hamer, observable a través de un escáner cerebral (TAC).

Existe una relación definida entre el tipo de conflicto psicológico sufrido y el área cerebral afectada, y entre esta y el órgano concreto donde se manifiesta el cáncer.

2. Ley de la Evolución bifásica del conflicto

A partir del shock, existe una correlación entre la evolución del conflicto psicológico, la evolución del foco de Hamer y la de la enfermedad orgánica que básicamente consiste en dos fases:

  • 1ª fase: Toda aparición de un conflicto como el mencionado es seguido por una etapa de estrés (fase activa del conflicto). En esta fase la persona muestra nerviosismo, manos frías, dificultad para dormir, tensión muscular, falta de descanso, de relajación, respiración superficial, etc. En este sentido practicar técnicas de relajación, ejercicio suave o estiramientos puede atenuar el impacto del conflicto psicológico.
  • 2ª fase: En el momento en que se soluciona el conflicto psicológico se entra en la segunda fase (fase resolutiva o curativa del conflicto) en la que el predominio es de relajación/cansancio. Es decir EN EL MOMENTO QUE SE RESUELVE EL CONFLICTO PSICOLÓGICO LA ENFERMEDAD INICIA SU PROCESO DE AUTOCURACIÓN. Si el cuerpo tiene un entorno adecuado, libre de tóxicos y la suficiente energía el proceso de curación se produce solo. Cabe resaltar que muchas veces es en la 2º fase cuando se produce el diagnóstico médico de identificación de enfermedad dañina, como es el caso de la leucemia o el infarto de miocardio, que si bien puede ocasionar complicaciones importantes que hay que tratar, hay que entenderlas como procesos de curación.

3. Ley de sistema ontogenético de las enfermedades.

La manifestación de la enfermedad depende del origen embriológico del tejido afectado:

  • Cuando el impacto se realiza sobre un tejido desarrollado a partir del endodermo o mesodermo embrionarios, durante la fase activa del conflicto se generan proliferación celular o tumoraciones en los órganos correspondientes mientras que en la fase de resolución del conflicto se produce detención del crecimiento, enquistación, reducción bacteriana, etc.
  • Cuando el impacto se realiza sobre tejido desarrollado a partir del ectodermo, durante la fase activa durante se generan necrosis o ulceraciones en los órganos correspondientes, mientras en la fase resolutiva hay edematización, hinchazón, crecimiento abundante, cicatrización

Hamer-GL-Microbes-Brain_jpg_pagespeed_ic_V41SsG4u60

4. Ley del sistema de ontogénesis de los microbios y bacterias

Los microbios, bacterias y virus colaboran con el organismo durante la fase de curación. Es decir, una gripe, por ejemplo es una manifestación de la resolución del conflicto psicológico:

  • Si el conflicto ha afectado a zonas del endodermo o del mesodermo, durante la fase de resolución aparecerán hongos, micro bacterias y gérmenes que ayudarán a eliminar la proliferación celular o la tumoración que se produjo durante la fase activa.
  • Si el conflicto afectó al ectodermo, durante la fase de resolución aparecerán microorganismos y virus que ayudarán a restaurar las necrosis o ulceraciones producidas en la fase activa del conflicto.

5. Ley de la Quinta esencia o comprensión del sentido de la enfermedad

La enfermedad es un programa biológico destinado a decirle al individuo que está viviendo una situación que no le conviene, que no ha asimilado. Las enfermedades no ocurren por casualidad, ni por caprichos del “destino”. Si observamos lo que la enfermedad nos permite hacer, nos obliga a hacer o nos impide hacer podemos encontrar pistas del conflicto psicológico asociado.

Lo más importante en cuanto a las leyes de la Nueva Medicina, es que se aplican a todas las enfermedades y no solamente al cáncer. Sin incluir, por supuesto, enfermedades derivadas de envenenamiento, radiación, contaminación, etc. Aunque, si se presenta alguna de las enfermedades no incluidas es importante analizar los factores sicológicos que han gatillado esta peligrosa situación.

Seguir leyendo en uakix.com: http://www.uakix.com/articulos/5-leyes-biologicas-del-doctor-hamer.html#ixzz2E8GcedcI

Anuncios

Cura del cáncer: ¿bloqueada por las farmacéuticas?

Científicos de la Universidad de Alberta, en Canadá, aseguran haber descubierto una sustancia que elimina las células afectadas por tumores, pero no consiguen fondos para seguir sus pruebas porque la sustancia que usan no tiene patente.

Investigadores de la Universidad de Alberta, entre los que se encuentran el Dr. Evangelos Michelakis, han logrado curar el cáncer utilizando un medicamento llamado dicloroacetato, sin embargo, como esta sustancia no requiere patente y es barata a comparación con los medicamentos usados para combatir el cáncer por las grandes farmacéuticas, está investigación no ha recibido mucho apoyo ni está haciendo eco en los medios.

El Dr Michelakis manifestó su preocupación de no encontrar fondos para hacer pruebas clínicas con dicloroacetato ya que no representaría fuertes ganancias para inversionistas privados al no estar patentado.

Esto encaja exactamente con lo que dijo el Premio Nobel de Medicina Richard J. Roberts en una entrevista sobre como los fármacos que curan no son rentables y por eso no son desarrollados por las farmacéuticas que en cambio sí desarrollan medicamentos cronificadores que sean consumidos de forma serializada.

La entrevista originalmente fue publicada por el diario español La Vanguardia:

¿La investigación se puede planificar?

Si yo fuera ministro de Ciencia, buscaría a gente entusiasta con proyectos interesantes; les daría el dinero justo para que no pudieran hacer nada más que investigar y les dejaría trabajar diez años para sorprendernos.

Parece una buena política.

Se  suele creer que, para llegar muy lejos, tienes que apoyar la investigación básica; pero si quieres resultados más inmediatos y rentables, debes apostar por la aplicada…

¿Y no es así?

A menudo, los descubrimientos más rentables se han hecho a partir de preguntas muy básicas. Así nació la gigantesca y billonaria industria biotech estadounidense para la que trabajo.

¿Cómo nació?

La biotecnología surgió cuando gente apasionada se empezó a preguntar si podría clonar genes y empezó a estudiarlos y a intentar purificarlos.

Toda una aventura.

Sí, pero nadie esperaba hacerse rico con esas preguntas. Era difícil obtener fondos para investigar las respuestas hasta que Nixon lanzó la guerra contra el cáncer en 1971.

¿Fue científicamente productiva?

Permitió, con una enorme cantidad de fondos públicos, mucha investigación, como la mía, que no servía directamente contra el cáncer, pero fue útil para entender los mecanismos que permiten la vida.

¿Qué descubrió usted?

Phillip Allen Sharp y yo fuimos premiados por el descubrimiento de los intrones en el ADN eucariótico y el mecanismo de gen splicing (empalme de genes).

¿Para qué sirvió?

Ese descubrimiento permitió entender cómo funciona el ADN y, sin embargo, sólo tiene una relación indirecta con el cáncer.

¿Qué modelo de investigación le parece más eficaz, el estadounidense o el europeo?

Es obvio que el estadounidense, en el que toma parte activa el capital privado, es mucho más eficiente. Tómese por ejemplo el espectacular avance de la industria informática, donde es el dinero privado el que financia la investigación básica y aplicada, pero respecto a la industria de la salud… Tengo mis reservas.

Le escucho.

La investigación en la salud humana no puede depender tan sólo de su rentabilidad económica. Lo que es bueno para los dividendos de las empresas no siempre es bueno para las personas.

Explíquese.

La industria farmacéutica quiere servir a los mercados de capital…

Como cualquier otra industria.

Es que no es cualquier otra industria: estamos hablando de nuestra salud y nuestras vidas y las de nuestros hijos y millones de seres humanos.

Pero si son rentables, investigarán mejor.

Si sólo piensas en los beneficios, dejas de preocuparte por servir a los seres humanos.

Por ejemplo…

He comprobado como en algunos casos los investigadores dependientes de fondos privados hubieran descubierto medicinas muy eficaces que hubieran acabado por completo con una enfermedad…

¿Y por qué dejan de investigar?

Porque las farmacéuticas a menudo no están tan interesadas en curarle a usted como en sacarle dinero, así que esa investigación, de repente, es desviada hacia el descubrimiento de medicinas que no curan del todo, sino que cronifican la enfermedad y le hacen experimentar una mejoría que desaparece cuando deja de tomar el medicamento.

Es una grave acusación.

Pues es habitual que las farmacéuticas estén interesadas en líneas de investigación no para curar sino sólo para cronificar dolencias con medicamentos cronificadores mucho más rentables que los que curan del todo y de una vez para siempre. Y no tiene más que seguir el análisis financiero de la industria farmacológica y comprobará lo que digo.

Hay dividendos que matan.

Por eso le decía que la salud no puede ser un mercado más ni puede entenderse tan sólo como un medio para ganar dinero. Y por eso creo que el modelo europeo mixto de capital público y privado es menos fácil que propicie ese tipo de abusos.

¿Un ejemplo de esos abusos?

Se han dejado de investigar antibióticos porque son demasiado efectivos y curaban del todo. Como no se han desarrollado nuevos antibióticos, los microorganismos infecciosos se han vuelto resistentes y hoy la tuberculosis, que en mi niñez había sido derrotada, está resurgiendo y ha matado este año pasado a un millón de personas.

¿No me habla usted del Tercer Mundo?

Ése es otro triste capítulo: apenas se investigan las enfermedades tercermundistas, porque los medicamentos que las combatirían no serían rentables. Pero yo le estoy hablando de nuestro Primer Mundo: la medicina que cura del todo no es rentable y por eso no investigan en ella.

¿Los políticos no intervienen?

No se haga ilusiones: en nuestro sistema, los políticos son meros empleados de los grandes capitales, que invierten lo necesario para que salgan elegidos sus chicos, y si no salen, compran a los que son elegidos.

De todo habrá.

Al capital sólo le interesa multiplicarse. Casi todos los políticos – y sé de lo que hablo- dependen descaradamente de esas multinacionales farmacéuticas que financian sus campañas. Lo demás son palabras…

Richard J. Roberts nació en Derby, Inglaterra, en 1943. Estudió inicialmente Química, posteriormente se traslada a Estados Unidos, donde desarrolla actividad docente en Harvard y en el Cold Spring Harbor Laboratory de Nueva York. Desde 1992 dirige los trabajos de investigación del Biolabs Institute, de Beverly, (Massachusetts).

Obtuvo el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1993, compartido con Phillip A. Sharp, por su trabajo sobre los intrones, fragmentos de ADN que no tiene nada que ver
con la información genética. Pudieron describir que la información depositada en un gen no estaba dispuesta de forma continua, sino que se encontraba fraccionada.

Los primeros experimentos los realizaron sobre material genético de virus, particularmente de adenovirus.

Ambos llegaron a la conclusión de que el ARN ha tenido que preceder en la evolución al ADN.

Información obtenida de: http://www.vanguardia.com.mx/cura_del_cancer:_%C2%BFbloqueada_por_las_farmaceuticas?_(entrevista_con_el_dr._michelakis)-731485.html

Nos Enfants Nous Accuseront (Nuestros hijos nos acusaran)

Presentamos este mes este fantástico documental sobre la historia real del pueblo francés de Barjac donde se adoptó la alimentación ecológica (Bio) de cara a recuperar la salubridad y la educación en valores ecológicos a los niños y sus familias.

Entremezclados con la propia historia ambientada en el pueblo se presentan datos indiscutibles, tales como:

  • El 30% de las especies animales y vegetales han desaparecido en los últimos años.
  • El sobrepeso, la diabetes y la obesidad se han triplicado en los últimos 20 años.
  • El informe de la FAO del 3 de mayo de 2007 confirma que cultivar juntas las tierras arables del mundo según los preceptos de la agricultura Bio permitiría alimentar a toda la humanidad.
  • Según los expertos, hay dos medidas claves para reducir los gases de efecto invernadero relacionados con la alimentación:
    1. Pasar del productivismo agrícola actual a una agricultura sostenible, donde el modelo sería similar al de la actual agricultura Bio
    2. La más efectiva, reducir nuestro consumo de carne (a escala planetaria); tan solo destinando 1/3 de los cultivos para alimentar al ganado -responsable del 55% del consumo de los cultivos intensivos- se conseguiría combatir la hambruna, sin necesidad de recurrir a transgénicos ni otras medidas de dudosa ética

Vistos los datos, es imprescindible un cambio urgente respecto a la agricultura intensiva para asegurar el futuro de nuestros hijos y de futuras generaciones.

“Si la abeja desapareciera, al ser humano le quedarían 4 años de vida.” Albert Einstein

juegaterapia.org

Juegaterapia nació como nacen las buenas ideas. Mónica le da una Play que ya no usaba a un niño enfermo de cáncer. El niño sonríe durante horas y es capaz de contagiarnos su ilusión a todos. A partir de ahí la bola de nieve crece y crece sin parar y la “buena acción del día” de Mónica se convierte en un gran proyecto cargado de ilusión. Así nace también la idea que sostiene todo, algo muy simple que todos podemos imaginarnos y que alguien pone por escrito…

Esta es la historia de este maravilloso proyecto que os presentamos en esta entrada y con el que esperamos que colaboréis.

Gracias…